Los nuevos usos del plástico para mejorar tu auto

El plástico está presente en un sinfín de instrumentos de uso diario, permitiendo su funcionamiento. Su aparición tiene registro desde el año 1,600 a.C. cuando las culturas mesoamericanas procesaban el caucho natural obtenido del látex del árbol “castilla elástica” y lo transformaban en pelotas, esculturas, bandas, etc. Actualmente, este material forma parte necesaria de importantes industrias gracias al avance que se le ha dado al desarrollo plástico de alto desempeño.

Una de las industrias en la cual es necesario el plástico de alto desempeño es la automotriz, considerando que en promedio un carro está compuesto de entre 70 y 90 mil piezas en total. Muchos son los retos de los fabricantes de estas piezas para cumplir con los requerimientos necesarios.

El plástico aplicado en los faros delanteros, por ejemplo, debe responder a exigencias muy específicas y además tener un buen diseño. Últimamente se ha usado un nuevo sistema de pigmento de plástico negro para la fabricación de carcasas de faros y algunos reflectores, ya que resultan en una mejor calidad de superficie, con el inconveniente de que no permite la permeabilidad de radiación térmica.

Los faros son un reto para los fabricantes, ya que se deben producir  con un material que pueda disipar el calor que en esta zona se genera, justo por encima de la lámpara. El plástico negro absorbe el calor y no lo disipa a una velocidad adecuada.

Sin embargo, el estancamiento del calor se puede arreglar de dos formas: con mayor conductividad térmica o reduciendo el espesor de la pared. Aunque parece fácil, cada opción tiene sus inconvenientes: para obtener mayor conductividad térmica se necesita usar aditivos que afectan la calidad de la superficie y reducir el espesor de la pared la hace menos rígida y menos resistente a golpes.

Sin embargo, existe una nueva tecnología de heat management (gestión del calor), la cual utiliza un pigmento que absorbe la luz visible y deja pasar la radiación térmica.

plasticos1.jpg

Por su parte, Saint-Gobain está presente en los productos de las distintas industrias que cualquier ser humano puede encontrar en la ciudad todos los días, incluyendo la manufactura de plástico de alto desempeño para automóviles. Cierto, no son piezas fácilmente visibles la mayoría del tiempo, pero son elementos funcionales por dentro y fuera del vehículo que pueden incluso ahorrar energía o sostienen el asiento sobre el que viajamos.

Éstas son sólo algunas piezas de plástico de alto desempeño que Saint-Gobain, con sus distintas marcas, fabrica para la industria automotriz:

Película de cristales: se produce en variedad de modelos, entintada o no, y ayuda a bloquear hasta el 70% del calor del sol, equivalente a un factor de protección solar 285. Gracias a que no permite el paso del calor del exterior, ayuda a ahorrar combustible al usar menos aire acondicionado. Cuida también las vestiduras y el tablero de los rayos UV, además de que hace más difícil que un cristal se estrelle.

En el interior: este plástico está en el sistema de asientos y otras partes dentro del auto. Su uso es mucho debido a que es un material seguro, ligero, durable y menos caro. El ajuste manual del asiento, partes del pedal y el sistema para doblar y reclinar el asiento funcionan con elementos del plástico producido por NORGLIDE® y RENCOL®.

Sellado de cristales: el sellado automotriz Saint-Gobain se caracteriza por ser a prueba de agua, de superficie suave, resistente al ozono y a distintas temperaturas, así como por su estabilidad ante los rayos UV y el desgaste, por lo que es adecuado para aplicarse en diferentes modelos de ventanas y quemacocos.

plasticos2.jpg

La industria automotriz es muy importante para Saint-Gobain, ya que no sólo fabrica piezas para su funcionamiento interno, sino que conoce bien sus necesidades al producir también abrasivos para su mantenimiento y repintado, equipos originales para las ensambladoras, vidrio automotriz y cintas de montaje.